Arrancamos en Canarias en el año 2003. Buscábamos mejorar la gestión forestal y desarrollar nuestra vocación profesional. Queríamos trabajar en lo que nos apasiona. Aún seguimos en ello.

Después de casi 10 años y más de 70 proyectos, hemos aprendido mucho. Sobre gestión forestal, sobre organización y sobre cómo funcionar como equipo. Por último, también en como potenciar la participación y destilar la inteligencia colectiva.

Hemos aprendido a potenciar el valor de las personas, a cultivar la confianza, a liberar la sinergia haciendo las cosas juntos.

También ampliamos nuestras fronteras y extendimos nuestra red de consultores por España.

Hace 10 años ya sabíamos que los montes nos aportan mucho. Pero la sociedad apenas empieza a comprender en qué medida dependemos de ellos.

Hoy, 10 años más tarde, y con la humanidad caminando decidida a consumir tres veces lo que produce nuestro planeta, creemos que la naturaleza y, en particular, los bosques, nos muestran muchas respuestas certeras para los retos de nuestro tiempo.

Están ahí, como siempre. Solo tenemos que aprender a escuchar. Hablan de abundancia, de generosidad, de colaboración, de determinación. De adaptarse a los cambios y renacer de las cenizas. De saber esperar los tiempos. De pensar, también, a largo plazo.

Nuestro sector ha cambiado y nosotros con él. Continuamos explorando este hermoso puente entre los humanos y la naturaleza, que a veces, de no transitarlo, nos ha lleva a pensar que somos cosas diferentes. Nada más lejos de la realidad.

Somos consultores forestales, pero también de liderazgo, participación pública, trabajo en equipo, mejora de organizaciones, y de sostenibilidad y responsabilidad corporativa vinculada al medio ambiente.

En esas estamos.